Consejo
de Seguridad

  • Uso de armas químicas
  • -

    Director

    Paolo Rivas

  • -

    Director adjunto

    Sebastián Guzmán

El 4 de abril de 2017, en la provincia norte de Idlib, sucedió el peor ataque con armas químicas de los últimos años. Al menos 100 personas, incluyendo mujeres y niños, fueron víctimas de horrendas muertes por la exposición al gas sarín. De acuerdo con la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) este ataque representa el más violento de los 45 últimos reportados desde finales del 2016.

La inteligencia francesa y norteamericana ha sido concluyente en responsabilizar al gobierno de Bashar Al-assad de cometer crímenes de guerra contra su propia población, al sostener que dichas armas fueron producidas en sus laboratorios. Por otro lado, el gobierno sirio, apoyado por Rusia y China, niega la responsabilidad de los ataques. La administración Trump decidió el 6 de abril unilateralmente ejecutar un ataque armado a bases militares sirias. La respuesta sobre la legitimidad y/o legalidad de dicho ataque han mermado la confianza en el dialogo multilateral y han contribuido a que el comité pierda el foco en la evidencia científica recolectada en los últimos años. En ese contexto, este comité revisará los argumentos sobre la legalidad de la evidencia y buscará ser incisivo en la presentación de datos y la recolección de los casos más emblemáticos de ataques químicos a poblaciones civiles.

COMITÉ
DE DERECHOS HUMANOS

  • Violencia contra personas LGBT
  • -

    Director

    Diego Quesada

  • -

    Directora adjunta

    Carolina Neyra

La violencia contra las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans (LGBT) cobra vidas día a día. En efecto, actos de homofobia y transfobia vienen siendo reportados en todas partes del mundo. Esta violencia usualmente se materializa en insultos, agresiones físicas, secuestros, actos de tortura, violencia sexual y asesinatos. Sin embargo, la mayoría de países aún no lleva una estadística al respecto, lo cual dificulta la tarea de abordar esta problemática.

A pesar de que algunos países han empezado a tomar acciones concretas para proteger a la comunidad LGBT, cerca de 80 países aún criminalizan o persiguen a este grupo, de los cuales incluso ocho establecen la pena de muerte por el crimen de sodomía. El reto actual de la comunidad internacional es conciliar la tradición cultural y el respeto religioso con un nivel básico de seguridad y bienestar para todas las personas sin discriminación por su orientación sexual e identidad de género. El Comité de Derechos Humanos deberá trabajar en buscar soluciones para reducir los índices de violencia para así generar un clima de respeto frente a las personas que son sexualmente diversas.

COMUNIDAD DE ESTADOS LATINOAMERICANOS Y CARIBEÑOS (CELAC)

  • Lucha contra la corrupción
  • -

    Directora

    Lorena Yalta

  • -

    Directora adjunta

    Lucrecia Gonzalez-Olaechea

Con el destape de escándalos como los “Panamá Papers” y el escándalo de corrupción alrededor de la empresa Odebrecht, América Latina se volvió a topar con una desalentadora realidad: la corrupción sigue siendo el principal obstáculo para el desarrollo y consolidación de nuestras sociedades. Existe amplia evidencia del impacto negativo de la corrupción, pues desvía recursos de sectores esenciales como educación, salud y servicios públicos. El Banco Mundial estima que 1.5 trillones de dólares (2% del PBI global) se pierde al año en coimas.

Nuestro comité buscará ser una plataforma en la que se busquen mecanismos innovadores para combatir la corrupción, así como mejorar la implementación de los mecanismos existentes. Todo ello con el objetivo de prevenir, identificar y sancionar actos de corrupción; mejorar la eficiencia y la transparencia en la gestión pública; y, promover la participación ciudadana en la fiscalización de asuntos públicos.

COMISIÓN DE ASUNTOS SOCIALES, HUMANITARIOS Y CULTURALES (SOCHUM)

  • Reducción del riesgo de desastres naturales
  • -

    Directora

    Verónica Diaz

  • -

    Directora adjunta

    Karina Campos

Actualmente, las pérdidas causadas por los desastres naturales son seis veces mayores al monto registrado en la década de 1980 y el costo de los desastres naturales alcanza hasta 300 mil millones de dólares cada año. Producto del cambio climático, y otros factores, algunos tipos de desastres naturales como aluviones, terremotos, huracanes y olas de calor, son cada vez más recurrentes, por lo que resulta esencial comprender, fortalecer, invertir y aumentar la preparación en materia del riesgo de desastres naturales tal y como se establece en el “Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030”.

De acuerdo con el “Informe de Evaluación Global sobre la Reducción del Riesgo de Desastres 2015”, estos eventos son mucho más letales en países en desarrollo, donde la falta de prevención, adaptación y mitigación contribuyen a incrementar los daños generados. En este contexto, nuestro comité tiene la responsabilidad de buscar estrategias y soluciones frente a esta urgente materia.

FORO POLÍTICO DE ALTO NIVEL SOBRE EL DESARROLLO SOSTENIBLE (ECOSOC)

  • Promoción de fuentes de energía nuevas y renovables
  • -

    Director

    Mario Rivera

  • -

    Director adjunto

    Rodrigo Vega

Por muchos años el desarrollo de los países estuvo ligado a la contaminación. Desde la Revolución Industrial, la contaminación fue vista como un producto inevitable del desarrollo económico. Sin embargo, a finales de la década de los ochenta, se definió un nuevo paradigma: el desarrollo sostenible. El Informe de Brundtland, presentado por la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, define el desarrollo sostenible como: “aquel desarrollo que satisface las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de atender sus propias necesidades”.

La promoción de fuentes de energía nuevas y renovables es un pilar que, de ser desarrollado con responsabilidad, puede tener un impacto en diversos campos, desde los sistemas económicos hasta el bienestar social de la población. Así, por ejemplo, el desarrollo de energía sostenible podría evitar la muerte de 4.3 millones de personas que año a año fallecen como resultado de contaminación en ambientes cerrador al cocinar o utilizar calefacción de combustibles fósiles. En este contexto, el comité deberá preguntarse, ¿cómo podemos cambiar esta realidad? y ¿cómo se puede promover el uso de energía sostenible y mitigar el impacto sobre las industrias ya existentes?

ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS)

  • Innovación social para la prestación de servicios de salud
  • -

    Directora

    Carolina Coombes

  • -

    Director adjunto

    Juan Raunelli

La innovación social es definida como una nueva solución a un problema social que es más efectiva, eficiente, sostenible o más justa que soluciones existentes, por lo que incrementa el beneficio a la sociedad en su totalidad. La importancia de la innovación social en el sector salud se basa en su capacidad para crear nuevas combinaciones de elementos existentes que quiebran los límites entre sectores y disciplinas.

Los movimientos sociales, la innovación en la provisión de servicios, la innovación digital y los emprendimientos sociales son la base para la creación de modelos centrados en la equidad, la inclusión y los servicios de alta calidad. Esto es esencial, sobre todo, en los países en vías desarrollo. Por ejemplo, en Uganda, el proyecto Living Goods, utilizó aplicaciones móviles para diagnosticar las enfermedades infantiles más comunes y promovió un sistema de venta independiente de medicinas básicas a domicilio que permitió incrementar el acceso a medicamentos y empoderar a la población generando empleo. Estas acciones permitieron reducir la mortalidad infantil en 27%. Por ello, el reto para nuestros delegados será promover el uso de herramientas de innovación para remediar las fallas en el sistema de salud pública.